Photoperiplo estuvo allí fotografiando el Puente de los Espejos en Villena (Alicante) Comunidad Valenciana, España

Villena es agua

Sirva este post como un alegato a favor del agua, de esa agua que es un tesoro cada vez más preciado... 

 

Desde el Puente de los Espejos, o también de los Cristales, recién restaurado, iniciaremos este periplo, recorriendo lo que el agua recorrió dejando atrás una típica arquitectura en la mayoría de los casos en desuso, arruinada, abandonada a su suerte, pero con cierto y fotogénico atractivo si lo que te gusta es esto de viajar y fotografiar, nos acompañas? con Photoperiplo...

Todo se desenvuelve a lo largo de un año, a modo de fábula, pero os aseguro que de lo que abajo se relata casi todo es verdad. Y digo casi todo porque algunos renglones, aún siendo intuitivos, están escritos con esa intuición que mezclada con la experiencia los acercan a la realidad, a esa realidad vivida que, esperemos, nunca morirá... 

Ya andábamos tiempo sin vernos, si no recuerdo mal desde que aquellas blanduras nocturnas se transformaban, formando caleidoscópicas imágenes, en blancos y gélidos cristales. Eran días de unos cuantos grados bajo cero en los que las charcas y los charcos están helados. Eran días de esos que, como decía mi abuela, están las piedras atadas y los perros han de estar sueltos.

Recuerdas, ya terciado el pasado enero, creo que fue la última vez que coincidimos, tú nevando y yo abriendo camino, todo en silencio, todo apaciblemente detenido..  qué gozada. La higuera con su arcilloso y rojizo asiento contrastaba su nival desnudez con tu nívea y esponjosa librea. Todo estaba en su sitio, pero blanco.

Los labiados romeros, las amarillentas aliagas aguantaban los esponjosos copos mientras que unas azaradas perdices apeonaban ante mi presencia. Otras, contra una coscoja, buscaban abrigo y calor ahuecando sus pintadas plumas. Todo lo dejé igual: callado, inmaculado, como por descubrir. Precioso.

Lo dicho, iniciamos nuestra ruta en el Puente de los Espejos. Decir de él que se construyó a finales del siglo XVIII o primeros del XIX para librar la conocida como Acequia del Rey y comunicar la Lagunilla con Villena y con su Laguna

¡Sí! Villena tuvo Laguna y Lagunilla, y aguas caballeras... dulces y saladas, y siempre codiciadas aguas que fueron y serán Tesoros de Villena.

...de la Laguna de Villena

Qué lastima no haber conocido este ecosistema que durante milenios atrajo por su riqueza a aquellos primeros pobladores de estas, ahora, tierras alicantinas. 

En aquellos espacios se acumulaban las aguas de lluvia provenientes de la llanuras aluviales de Caudete y de los Alhorines. Desde la vertiente de las Albarizas hasta casi dar vistas a Fontanars del Alforins, todas esas escorrentías a través del Angosto llegan a este endorreico paraje.

También recibía el aporte de agua dulce de la Fuente del Chopo y de distintos afloramientos de agua salobre de los Cabezos.

Ya en el siglo XIII, el Infante Don Juan Manuel, Señor de Villena, en su Libro de la Caça, loaba la riqueza de fauna que acogían aquellas aguas, quien fuera uno de los más destacados escritores de la prosa medieval de ficción, venía a decir:

"Et Villena ay mejor lugar de todas las caças que en todo el Regno de Murçia Et aun dize don Iohan que pocos lugares yio el nunca tan bueno de todas las caças, ca de çima del alcaçar vera omne caçar garças e anades e gruas con falcones e con açores e perdices e codornices e a otras aves llaman flamenques que son fermosas aves e muy ligeras para caçar sinon porque son muy graves de sacar del agua ca nunca estan sinon en muy gran laguna de agua salada".

Nacimiento de agua en las Casas de Jordán en Villena (Alicante) Comunidad Valenciana España, allí estuvo Photoperiplo, s te gusta viajar para fotografiar, nos acompañas?
Nacimiento de agua en las Casas de Jordán en Villena (Alicante) Comunidad Valenciana España, allí estuvo Photoperiplo, si te gusta viajar para fotografiar, nos acompañas?

En otro documento muy posterior datado el 18 de marzo de 1791 del Gabinete de Historia Natural, en la actualidad Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid, se detalla que:

"... recogidas en el Reyno de Murcia, (Villena antaño pertenecía al Reyno de Murcia) y señaladamente en la Laguna de Villena .../... doscientas veinte y tres piezas de aves, peces, reptiles, testaceos, crustáceos y otras producciones marítimas .../... que es lo mejor que en esta clase tenemos en el Gabinete, y que con ellas se han restablecido las Salas del Reyno animal.../..."

Y llegaría la fatídica fecha, la del 23 de abril de 1803, en la que el rey Carlos IV atendiendo al azote periódico que sufría Villena de fiebres Tercianas y a la demanda de agua de las poblaciones de Elda y Elche, aguas abajo del río Vinalopó, firmó la Real Orden que promulgaría la desecación de la Laguna en cuestión. Tal proyecto fue encargado a su arquitecto Mayor D. Juan de Villanueva (quien hiciera el Museo del Prado) que optó por trazar y excavar un canal de unos 10 kilómetros de longitud que serviría de drenaje de aquellas aguas hasta su encuentro con el natural cauce del río Vinalopó... y así ocurrió, y no hace tanto tiempo, una lástima...

Así las cosas, en la actualidad, ese canal sigue haciendo su papel y es conocido como Acequia del Rey y siguiéndola, alternando por sus riberas, podemos recorrer todo el trayecto contemplando estos parajes desde su inicio: poco más arriba del Puente de Los Espejos, cercano al término municipal de Caudete, ya en Castilla La Mancha, hasta su "desembocadura" en la Colonia de Santa Eulalia, ya casi en el término de la vecina Sax.

Si quieres saber un poco más de los avatares de la Laguna de Villena, clic aquí www.villenacuentame.com

Fue entrando “febrerico el corto” y la luz ya iba pintando verdes. En este mes cualquier día es más largo que el otro. Hiciste fugazmente acto de presencia. Blanduras y nieblas y algún que otro aguacero ayudaron aquí y allá, en los ribazos y al resguardo de vetustos olivos y "almendroleros" a los tímidos y tiernos brotes de gunza, de collejas, de verdolaga, de rebanizas…

Las gélidas madrugadas de escarchadas gotas fueron dejando paso a los templados rocíos. Ya todo vuelve a estar en ese otro sitio, en ese otro tiempo en el que los almendros antes floridos muestran cuajados sus incipientes frutos al alimón con las cepas que despliegan sin pereza sus primerizos pámpanos, sus liantes zarcillos.

Los saltamontes, mariposas y grillos parecen salir de la nada, como si de generación espontánea se tratara.

En primavera los albericoqueros en los Alhorines de Villena (Alicante) ya muestran sus frutos. Esos verdes los fotografió Photoperiplo.

Días atrás todo eran dimes y diretes, charás chachara, repiqueteos, celosos y territoriales cantos, y así los emparejamientos de las perdices iban “in crescendo” llegó marzo mayeando –se dice que cuando marzo mayea mayo marcea y abril acantalea -   y los amores y el celo... Tú no dabas señales de vida, aún siendo abril, ni por poniente ni por levante, ni de tramontana ni de morisco.

Perdiz roja (alectoris rufa) en pleno celo defendiendo su territorio por estas tierras villeneras (Alicante) Foto de Photoperiplo.

Y hoy bien entrado este que ya se me antoja agostado mayo, volvemos a coincidir; parece que va a ser cierto lo de que si marzo mayea mayo marcea.   

¡ Ojalá ¡  Aunque sea un poco tarde ya espigadas las avenas, cebadas, centenos y trigos. Haces falta para todo: para que aquellos, si cabe, granen con fuerza, para que las vides terminen de estirarse, para que los frutales pronto maduren sus verdes frutos y si lo haces copiosamente llenes acequias, cauces y embalses.

Los Alhorines de Villena, granero de estos lares, muy fotogénicos todo el año. Photoperiplo suele andar por allí, si te gusta fotografiar y viajar, ya sabes acompañanos.

Dejando atrás el Puente de Los Espejos y siguiendo el sentido del agua de la Acequia del Rey, aguas abajo, nos encontramos con dos de los tres "saleros" con los que cuenta Villena. Referencia de ellos hay desde el Fuero de Lorca dictado por Alfonso X "El Sabio" allá por el año de 1271. 

En este punto, situados a izquierda y derecha de la Acequia, están el Salero Viejo o de la Redonda y el Salero Nuevo también conocido como de Requena o de La Fortuna. A unos kilómetros, siguiendo el camino paralelo a la Acequia del Rey, y pasadas la carretera de Yecla CV-81, la carretera que da acceso al Santuario de Nuestra Señora de Las Virtudes y el Camino Viejo de la Virgen, nos encontraremos con los Saleros de Penalva.  

Bien merecen un trabajo monográfico, que estamos preparando, estas interesantes explotaciones salinas de interior. A pesar de ello, aquí os presentamos algunas de las fotografías que pueden servir de avance de lo que será ese próximo post (sin determinar fecha).

...de los Saleros de Villena
A escasos metros del Puente de los Espejos están los Saleros Viejo y Nuevo de Villena (Alicante), a uno y otro lado de la Acequia del Rey. Photoperiplo los fotografió

Pasado el cruce de la Acequia con la carretera CV-81 que lleva a Yecla (Murcia), nos toparemos con otro cruce que la Acequia hace con la carretera vecinal que nos llevará a La Virgen, pedanía en la que se encuentra el Santuario que aloja a la patrona de la ciudad de Villena, Nuestra Señora de Las Virtudes. Aquí podemos hacer parada y fonda, visitar el Santuario y acercarnos a la pinada donde se encuentra el Hoyo que recoge el agua de la Fuente del Chopo. 

En el Santuario de las Virtudes de Villena (Alicante) se encuentra la Fuente del Chopo principal aporte de agua dulce a la desecada Laguna de Villena. Photoperiplo estuvo allí.
En el Santuario de las Virtudes de Villena (Alicante) se encuentra la Fuente del Chopo principal aporte de agua dulce a la desecada Laguna de Villena. Photoperiplo estuvo allí.

De aquella abundancia de agua no hace falta decir que ha venido a menos, a mucho menos. Esa escasez trajo consigo la transformación de los sistemas de riego y de conducción de tan preciado bien. Antes las aguas corrían en superficie, canalizadas a cielo abierto, ahora lo hacen entubadas, ocultas. Muchos parajes están salpicados de pozos que pinchaban la tierra buscando esos veneros... poco a poco se fueron profundizando en pos de los más profundos acuíferos y al final se fueron abandonando... ahí están el Zaricejo, el Hondo de Carboneras, la Colonia de Santa Eulalia o la casa Zúñiga... 

Desde el Santuario, tomando un camino asfaltado que sale a mano izquierda, Camino Viejo de la Virgen, continuaremos nuestra ruta en busca de esa arquitectura típica ya en desuso... clic aquí para seguir la ruta.   

Hay quien dice que eres incolora, insípida, inodora; quien dice eso, se equivoca.

Todos los colores del espectro son tuyos, todos los aromas son tuyos, no lo dudes, si no que le pregunten al arco iris, que le pregunten a la fresca hierba, a la nieve, al río, al mar, que le pregunten al gris nubarrón, que le pregunten a las nieblas y a sus tardes de paseo, que le pregunten a los inmaculados rocíos. En ellos se mira la luna llena, que me parece más grande que nunca, cuando juega al escondite allá por poniente con los primeros rayos de sol.

Tú hueles a liquen, a musgo, a tomillo, a espliego, tú hueles a tierra fresca, a agitado mar, a cantarín arroyo, a precipitada cascada.

Tú sabes a gloria, tú sabes a vida. Tú eres vida.

Sabemos todo de ti, conocemos tus más entrañables entrañas, hemos escudriñado tus hidrógenos y tus oxígenos, sus enlaces, tus electrones, tus protones. Sorprende el poder encontrarte, a temperatura ambiente, solidamente helada, escarchada, serpenteantemente líquida o como volátil vapor.

Eres sangre de nuestra sangre; de las plantas, savia de su savia. Con tus moléculas formas hidratos, compones ácidos, catalizas nuestras reacciones, disuelves y modelas paisajes.  

Cuantitativamente, con toda propiedad, eres el antónimo de este llamado “Planeta Tierra” que debería llamarse “Planeta Agua”.

Impresionante tarde de tormenta en la Sierra de la Villa de Villena (Alicante) con un imponente arco iris. Photoperiplo llegó a tiempo para fotografiarlo.

Camino adelante cruzaremos la carretera de Villena a Pinoso, conocida como la del Puerto, la CV-813 y nos encontraremos con el Hondo de Carboneras... mira, mira... 

38°34'56.7"N 0°54'34.6"W - 38°34'32.5"N 0°54'36.5"W 

Siempre fuiste más libre, más pura, quizás más abundante, o tal vez más cercana.

En la actualidad, estas tierras son casi todas de regadío y tú escaseas. Ahora echamos toneladas y toneladas de herbicidas, insecticidas, bactericidas, alguicidas, nitratos, fosfatos, aminoácidos, y yo que sé de cuantos  –idos e –idas más, aún a sabiendas de que te ensuciamos, de que te contaminamos hasta hacer de ti como si de agua de Tofana se tratara.

Hogaño, necesariamente te retenemos, te entubamos, te trasvasamos, te potabilizamos. Pero también te derrochamos. De pluvial te convertimos rápidamente en residual. Somos capaces de desalarte, de ablandarte, de endurecerte, de oxigenarte, de carbonatarte.

Te sacamos de las piedras si hace falta. De aguas vivas pronto hacemos aguas muertas para después intentar reanimarte.

En buenas condiciones, con buena salud, eres dulce o salada, de azahar, de colonia, medicinal o termal, mineral, blanda o dura, de mesa, oxigenada, de nieve, de seltz o tónica, artesiana y caballera, subterránea o de arroyo, de mar o de río, eres bendita, bendita agua.

Pero cuando nosotros metemos las manos te transformamos en inmunda, en residual, en agua de fregar, en agua sucia, en agua territorial, en agua jurisdiccional.   

Plantación de ajos en Villena (Alicante), Photoperiplo los fotografió cuando los estaban regando.

Del Hondo de Carboneras a la Colonia de Santa Eulalia, sigue la ruta...  

Desde donde ya unidas las aguas de la Acequia del Rey a las traídas muy de tanto en tanto por el Vinalopó, abandonan el término municipal villenense.

También pasan por aquí esas viejas canalizaciones que llevaban el agua a tierras más bajas, cruzando estos paisajes cuyos nombres, el Carrizal, el Arrozal, sugieren ese pasado añorado en el que las horas eran horas, los días eran días. Aquellos otoños fueron otoños, los fríos en los inviernos, las esperadas primaveras reventaban la vida e iban agostándose los veraniegos meses que madurarían las tintoreras y garnachas uvas que darían con la vendimia y ésta con otro lluvioso otoño.

Viejos canales que llevaban el agua desde Villena (Alicante) a Elda, Novelda, Alicante y Elche. Fotos de Photoperiplo, nos acompañas?
Viejos canales que llevaban el agua desde Villena (Alicante) a Elda, Novelda, Alicante y Elche. Fotos de Photoperiplo, nos acompañas?

De vuelta para Villena en busca del Vinalopó, ese río que da poca agua pero da nombre a esas tierras que baña muy de tanto en tanto, clic aquí 

No todos los años baja agua por ese encañonado cauce que trazó el Vinalopó en su descenso desde su nacimiento casi compartido con Bocairent y Banyeres de Mariola en el tramo que visitamos. Pero este enero pasado, el del 2017, nieves y lluvias y lluvias y nieves lograron el milagro, porque parece ser que para que llueva por estos lares ya casi hemos de hablar de gracia divina. 

Un buen rato pasado e inesperado con unas cuantas largas exposiciones diurnas con mi filtro ND400 que podéis ver aquí abajo... siempre que baja el Vinalopó nos queda ese resquemor, joder!!! no podría bajar siempre así, al menos...

Puente del Chicharra que libra el encañonado cauce del río Vinalopó a su paso por Villena (Alicante). Photoperiplo hizo esta foto

Las nieblas también son agua y en los alrededores de Villena puedes encontrarte con esto... y si baja la temperatura con algunos grados bajo cero, ahí estará la cencellada... mira, mira... muy cerca en 38°39'31.8"N 0°53'45.9"W

Qué incongruencia, aún a sabiendas de que eres uno de los cuatro elementos que ya los filósofos presocráticos consideraban como fundamentales junto con el aire, la tierra y el fuego, a pesar de que eres fuente de vida, abusamos de ese usufructo que nos viene dado sin pensar en futuras consecuencias.

Estamos provocando asincronías meteorológicas  importantes, hemos contaminado también tu cielo que no deja de ser el nuestro.

Es tiempo de prontas soluciones, es tiempo de que dejemos de nadar entre dos aguas, ya es hora de que dejemos de llevar el agua a nuestro molino, seamos tan claros como ella, echémonos al agua e intentemos que ella vuelva a su cauce.

Hoy sigues lloviendo apaciblemente, sin prisa pero sin pausa, como ha de ser. Ojalá, la semana que viene, con el leveche, con la tramontana, de levante o de ponentada volvamos a encontrarnos oliendo ya a la dorada manzanilla.

Castillo de la Atalaya de Villena (Alicante) España, Photoperiplo estuvo allí fotografiando este amanecer en la hora azul y con niebla. Si te gusta viajar para fotografiar, ya sabes hazlo con Photoperiplo.

Si quien fuera Infante antes que Señor, Duque y Principe de Villena, Señor de Escalona, Peñafiel, Cuéllar, Elche, Cartagena, Lorca, Alcocer, Salmerón, Valdeolivas y Almenara; Mayordomo Mayor de los reyes Fernando IV y Alfonso XI, Adelantado Mayor de Andalucía y también de Murcia, levantara la cabeza y desde su Atalaya se asomara... 

qué escribiría?

Castillo de la Atalaya de Villena (Alicante) España, Photoperiplo estuvo allí fotografiando este amanecer. Si te gusta viajar para fotografiar, ya sabes hazlo con Photoperiplo

El agua en cualquiera de sus estados invita a ser fotografiada, siempre sugiere... si te gusta viajar para fotografiar, hazlo con Photoperiplo y ven a conocer Villena... nos acompañas?

Vienen de photoperiplo con nosotros...

nuestro coche, un jeepito, nuestras cámaras ...

y nos alojamos con...

©  photoperiplo'2017  *  Paco Gisbert y Ana Mary Aliaga